LO QUE ES DE SALTA, A LES SALTEÑES

ESTÉTICA MUSICAL: TADEO PESTAÑA CARO, INTI PATRON, FELI COLINA, LIVELLI Y LOS SARAVIA.

 

Elles son cuatro. Quedamos para el martes a las 18, Feli avisó que llega veinte minutos tarde que al final son nada más que quince, está ensayando con su banda porque este domingo 13 tienen dos shows en la terraza de Camping, en Recoleta. Cuando llega la cargan, se ríen, me hacen reír. Así va a ser la próxima hora y media: mucha risa y un parate cada tanto, cuando algune tome la palabra y pida cordura. La risa no va a parar pero encuentran la forma de comunicarse así, lúdicos y haciendo hincapié en los vínculos. Es casi redundante que me cuenten que son amigues y que les mueve la amistad, pero me lo dicen. Les cuatro salteñes son Feli Colina y Emi Livelli, músicxs, y Tadeo Pestaña Caro e Inti Patrón, realizadores audiovisuales y les encargades de la estética de Feli y Emi. La charla va a estar atravesada por la tradición, “con todo lo bueno y todo lo malo que eso significa” comenta Inti. 

 

En casi cualquier lugar de Salta hay referencias a lo autóctono, así como me comentan del piso del aeropuerto que hace referencia al poncho güemesiano, en la composición de sus obras también hay una coherencia que tiene que ver con mantener las raíces, por lo menos las raíces que el imaginario construye y de las que no reniegan, más bien se hacen cargo y las resignifican. Parte de la tradición, de la que sí reniegan, es esa especie de negación que hay alrededor de la Salta “que no se vende en los paquetes turísticos” y que es una muestra mucho más real. Tadeo e Inti trabajaron en la tapa del último disco de Livelli y los Saravia, la banda de Emi, que terminó en una imagen donde se ve una esquina emblemática de la ciudad, la Ituzaingó y Urquiza, cuya composición la rematan los cables que cruzan enredados, los carteles de feria y viejas candidaturas políticas y un jinete a caballo. Todes coinciden que esa composición es en esencia mucho más salteña que cualquier otra situada en un campo. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Trabajar con amigues. 

 

Les cuatro son largueros, contestan las preguntas que hago y las que surgen en la charla, se despliegan en todos los campos y comentan todas las disciplinas, debaten entre elles y después me traducen, tienen códigos como cualquier grupo de amigues y la infiltrada en esta reunión soy yo, “Esto es muy de salteños” dice algune y todes asienten. El primer gran tema de conversación fue el vinculo, el vinculo como recurso y como necesidad, pero también como lo genuino. Si pregunto cómo planean los trabajos la respuesta es similar: todo surge a partir de una sentada a tomar algo algo, un vino, un mate, una birra. Cuando se presenta algún problema siempre les amigues son les que salvan, como cuando a punto de filmar Feroza (el álbum de Feli) se bajaron las dos personas que completaban el cuadro con Feli, el tiempo les tenía cortando clavos y aparecieron dos amigas que salvaron la situación. Con la portada de Sobre coplas y deseos , el último disco de Livelli, pasó algo también: problemas técnicos en Salta que resolvieron acudiendo a un amigo de Inti que justo que estaba en la ciudad y justo tenía la cámara que necesitaban. Creer o reventar. 

 

“Mientras más el indio y no la flecha, mejor”.

 

En Salta, como en casi cualquier provincia, las posibilidades técnicas y tecnológicas no son las mismas que en Buenos Aires, las limitaciones para trabajar, entonces, son otras. Para Feli,  “Sin las limitaciones hay cosas que no surgen. Cuando uno tiene las cosas demasiado a mano se pone medio boludo o menos creativo. Por lo menos yo cuando más cómoda estoy, más vaga soy. Por ejemplo, si hacés un tema con un solo acorde, tenés que hacer que la melodía sostenga algo con ese solo acorde, sacarle hasta la última gota.” En esa línea Tadeo opina: “¿Qué podemos hacer con lo que tenemos a mano? En esas situaciones es cuando la creatividad más sale a relucir; creatividad artística y en cuanto a producción. Conseguir cámaras y equipos en Buenos Aires es un trámite. En Salta, es un tema.” Inti, más pragmática y mental, no siente que haya algo bueno en la carencia, “A mí no me gusta romantizar la falta de recursos. Te desafía pero te quita tiempo para pensar en otras cosas. [con ese tiempo] Se puede desarrollar más el concepto, meterse más específicamente en términos estéticos.”, y comenta la importancia que tiene la apertura de la ENERC (Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica) en Jujuy. Si bien la movida es reciente, seguramente en el futuro les profesionales con les que van a trabajar van a ser sus egresades. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



 

 

 

 

La historia de Feroza, una última zapada en Abbey Road.

 

Feroza arranca con el kadish de duelo. La historia de Feli Colina en Abbey Road es conocida: una argentina que llega a grabar en el estudio de la banda más influyente del siglo XX. Grosa. Una argentina que llega a grabar en el estudio de la banda más influyente del siglo XX y le sobra un día de grabación que usa para experimentar, zapar, mirar alrededor. En ese alrededor hay un librito de poesía y ahí empieza todo: “Del librito se cae un papel que resulta ser una carta de tarot; busco y era la sacerdotisa, y lo que tiene la sacerdotisa en la mano es la torá.” Lo demás, otra vez, los vínculos. Lo que inicialmente se pensó como ilustración y se planteó como fotografía, resultó en un video porque “nos cayó de rebote una cámara que graba 220 cuadros por segundo, ¡ya está! Del video sacamos el frame para Spotify y que en YouTube se mueva”. Así fue y así lo podemos ver. Si esto fuera una fábula y yo tuviese que escribir una moraleja, sería algo así como alimenten los vínculos de todo tipo. A veces es ver un poco más allá, a veces es solamente mirar al lado. 

 

Otro tema hartamente abordado en la hora y media de charla fue el de las empanadas salteñas. No tengo mucho para decir pero se sintió como una verdadera pasión. 

 

 

 

 

 

 



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Written by:

Buscamos apoyar los productos, servicios, movidas e iniciativas de nuestra generación, fomentando su consumo, su divulgación, haciéndolo accesible en un mismo lugar, donde el yuki es el protagonista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *